En medio de la pandemia, el Gobierno ha enviado profesionales de la salud a más de 40 países y territorios, pero ha permitido el colapso de los hospitales de la Isla.

You are watching: Los cubanos no pagan por los servicios de .


*
Una médica y una estudiante cubanas haciendo pesquisas en medio de la pandemia de Covid-19. afp

En octubre de 2020, Miguel Díaz-Canel afirmó en el programa de la televisión estatal Mesa Redonda: "Cuba salva, sana y siembra futuro". Hoy habría que preguntarle quién salva y sana a Cuba. Su Gobierno esperó a que médicos y enfermeros de Matanzas denunciaran el colapso de los hospitales para enviarles 500 profesionales de la salud y médicos recién graduados. Mientras se envía personal médico a otros países, el pueblo cubano clama por atención en el peor momento de la pandemia de Covid-19.

Según datos del Banco Mundial, Cuba cuenta con la mayor cifra de médicos por habitantes en el planeta. El 22 de julio de 2019, el Ministro de Salud, José Ángel Portal, publicó que el país había alcanzado la cifra de nueve médicos por cada mil habitantes. ¿Pero para qué le sirven esos números a los cubanos?

En los primeros meses del Covid-19 en Cuba, el número de contagios y fallecidos fue bajo y la pandemia parecía estar bajo control. Pese a la escasez que obliga a los cubanos a hacer largas colas para comprar productos de primera necesidad, la falta de mascarillas aptas para evitar infectarse y la imprudencia del Gobierno al tardar en cerrar ras fronteras al turismo, parecía que los cubanos correrían con suerte.

Ante la obligación de cerrar fronteras finalmente, el Gobierno decidió aprovechar la otra oportunidad que le brindaba la pandemia: la de reactivar la que ha constituido su major fuente de ingresos en los últimos años: la exportación de profesionales de la salud.

Hasta el 15 de abril de 2021, había enviado 57 brigadas integradas por más de 5.000 profesionales de la salud a unos 40 países y territorios a enfrentar la pandemia de Covid-19, según Prensa Latina.

El Gobierno cubano se queda con al menos el 75% de lo que pagan los países de destino en concepto de salarios por el trabajo de los profesionales de la Isla.

Además de los ingresos que genera este renglón exportable, el envío de médicos a otras naciones para trabajar en la lucha contra el coronavirus le permitió al Gobierno cubano volver a vender una imagen de solidario. Diversos medios de prensa en el mundo resaltaron el "altruismo" de la pequeña Isla.

Sin embargo, en marzo de 2021 los casos y fallecimientos por Covid-19 iban en aumento en Cuba. Cada mes de este año ha resultado peor que el anterior en cuanto a contagios y muertes. A principios de julio, Cuba se convirtió en el quinto país de América Latina con más casos de Covid-19 por habitante. La OPS ha afirmado que en estos momentos la Isla tiene los peores números del Caribe.

En contraste con el envío de profesionales a otros países, el 23 de febrero de 2021, el periódico Tribuna de La Habana, órgano oficial del Partido Comunista en la capital, publicó un artículo que reflejaba preocupación por el déficit de médicos y enfermeras en los consultorios del médicos de la familia.

Una supervisión de todos los consultorios de la capital había arrojado un déficit de 19 médicos y 89 enfermeros. Los municipios más afectados en cuanto a médicos eran Guanabacoa y san Miguel, mientras que Playa y Centro Habana presentaban ras mayores dificultades con el an individual de Enfermería.

Otro problema detectado en la Atención Primaria de Salud fue el alto por ciento de trabajadores que se habían acogido a licencias, más de un 30%, con alta prevalencia de las madres que alegaban la necesidad de cuidar a los menores en casa, aunque se habían habilitado escuelas y círculos infantiles en cada municipio para atender esos casos.

¿Necesidad real o miedo al contagio por coronavirus?

En abril de 2020, el Hospital Julio Aristegui Villamil, del municipio Cárdenas, en Matanzas, fue declarado en cuarentena a causa de un brote. Seis trabajadores resultaron infectados.

Ese mismo mes, varios médicos y familiares de profesionales de la salud de Villa Clara denunciaron en facebook que el personal sanitario no tenía "suficientes implementos de seguridad" para protegerse del Covid-19.

Aunque el MINSAP aseguraba contar con medios para la protección de sus médicos y enfermeros, para entonces ya se había contagiado un centenar de profesionales de la salud. En mayo de 2020, se reportó otro brote en el Hospital Clínico Quirúrgico Faustino Pérez, de Matanzas, donde más de una decena de personas dio positivo a la enfermedad, entre ellos, varios trabajadores.

Además de contraer el virus, fueron sancionados por no protegerse. Una de ras represaliadas, Elizabeth Díaz Vázquez, del Servicio de Terapia Intermedia, cuestionó en on facebook la forma en que se había manejado la situación y explicó que se habían esforzado mucho diseñando sus propios medios de protección. "… lo que pasó es que no eran los adecuados para un virus donde su contagio es bien alto. Entonces, ¿somos culpables?", escribió.

El Gobierno, que no ha garantizado los recursos para proteger a los profesionales, no solo los ha expuesto al contagio, además los responsabiliza y los castiga. Ante la perspectiva de enfermar y, encima, ser sancionados, es de esperar que muchos profesionales prefieran acogerse a una licencia para protegerse a sí mismos y a sus familias, aunque el major perjudicado sea el pueblo.

En estos momentos, Cuba vive una dilemm sanitaria que se refleja en ras cifras oficiales. En ras últimas semanas se ha estado rompiendo constantemente el récord de casos positivos, que superan ya los 6.700 en un día. Sin embargo, el Gobierno hace oídos sordos a la necesidad de un canal humanitario para enfrentar la crisis y acusa a quienes lo piden de orquestar una campaña para agredir al país.

See more: What Did The Athenian Empire Included, Delian League

¿Cómo quedaría la imagen de potencia médica que vende el Gobierno si tiene que pedir un canal humanitario? ¿Cómo luciría Díaz-Canel si aceptara el ofrecimiento de médicos cubanos que han abandonado las llamadas misiones en otros países, de viajar a Cuba a ayudar al pueblo?

El régimen no quiere permitirse renunciar a la propaganda de país pequeño que "sana, salva y siembra futuro" en otras partes del mundo, aunque el de los cubanos sea cada vez más incierto. Al parecer, espera que los cubanos se aguanten y sigan viendo colapsar los hospitales ante el incremento de casos de Covid-19. ¿Es el precio de vivir en una "potencia médica"?.